Información Importante sobre Suplementos

 
Los productos, hierbas y especias testadas con el Syncrómetro (equipo de detección ideado por la Doctora Clark) ofrecen unos estándares de pureza muy por encima de los habituales en el mercado. Ir a medidas que adoptamos para elaborar nuestros productos 
 
Para la Doctora Clark es tan importante la disciplina en los tratamientos desparasitantes y depurativos como el consumo de productos que no tengan los componentes que provocan las enfermedades. El testeo de los suplementos que se consume es por tanto fundamental.
 
La mayoría de las vitaminas y minerales que encontramos en herbolarios y tiendas de dietética son sintéticas. Es importante entender que las vitaminas sintéticas no se comportan en el cuerpo de la misma forma que las vitaminas naturales. Estos suplementos son menos costosos de producir y también salen más baratos para el fabricante. Sin embargo, su consumo a largo plazo se ha visto relacionado con numerosos daños a largo plazo. Las vitaminas naturales se identifican habitualmente con la letra 'd-' delante del nombre científico de la vitamina, mientras que las sintéticas llevan las letras 'dl-', lo cual indica su rotación molecular. Así, la Vitamina E sintética es dl-alfa-tocoferol o all-rac-d-alfa-tocoferol, una mezcla de 8 estero-isómeros distintos de los cuales solamente uno de ellos (el 12,5%) corresponde realmente a la vitamina E. La denominación completa de los ingredientes no siempre aparece en la etiqueta puesto que no existe legislación al respecto que obligue a hacerlo (incluso en algunos casos el etiquetado es incorrecto y el producto contiene una mezcla de ambos). Por otro lado, la Dra. Clark ha detectando hongos, metales, solventes, radioactividad y otros tóxicos en la mayoría de suplementos. Por ejemplo, la vitamina C que mucha gente toma para prevenir los resfriados está altamente contaminada por tulio (más abajo se amplia esta cuestión). Resulta preferible no tomar ningún suplemento que tomar suplementos contaminados; además de tirar el dinero, estás dañando tu salud.
 
La Doctora Clark es más partidaria de las hierbas íntegras (por ejemplo Escaramujo como fuente orgánica de vitamina C en lugar de ácido ascórbico). No siempre es posible ofrecer la versión orgánica de un producto porque a menudo no existen hierbas con las concentraciones suficientes de un determinado nutriente. Sin embargo, todos los productos que ofrecemos son naturales. La ventaja que presentan las hierbas es que se componen de una serie de enzimas, coenzimas y cofactores que actúan como catalizadores y trabajan de forma conjunta en el cuerpo para realizar sus funciones demostrando mayor eficacia que un simple compuesto aislado (el cual, cuando es sintético, actúa en el cuerpo más como una droga que como un nutriente).
 
¡No todos los suplementos son iguales!
Cualquier suplemento usado diariamente debería ser tan seguro como el agua pura. Incluso la más pequeña cantidad de contaminante adquiere relevancia en estos casos debido a la acumulación diaria que supone su ingesta. Los alimentos y el agua tienen un margen de seguridad añadido puesto que ambos cambian en origen y variedad durante el día o a los pocos días. Sin embargo, una vitamina o pastilla (igual que ocurre con los medicamentos) permanece inalterable, trayendo consigo los mismos contaminantes día tras día mientras dura el tratamiento...
 
 EJEMPLO 1  Suplementos de Vitamina C testados con el Syncrómetro
El ácido ascórbico (más conocido como vitamina C) se sintetiza mediante un proceso de obtención muy complejo que a menudo emplea plata o catalizadores de platino así como varios disolventes, incluyendo el benceno. Existen otros procesos (siendo el Reichstein el más popular) que usan la fermentación de bacterias como sustituto de algunos pasos. Sin embargo, la fabricación de ascorbatos minerales añade aún más riesgos de contaminación. Es importante que no se consuma la forma oxidada de la vitamina C (ácido dehidroascorbato), ya que se transforma directamente en el cuerpo en productos de descomposición de la vitamina C como D-xilosa, L-xilosa, L-treosa y D-lixosa. Nunca se ven formas de vitamina C oxidada ni productos de descomposición en los tejidos sanos. No tiene sentido consumirlos. Por el contrario, los productos de oxidación de la vitamina C se detectan siempre en la sangre de pacientes con Diabetes, en el cristalino durante la formación de cataratas y en el envejecimiento de los tumores en general.
 
Imagen 1 – A la izquierda Ácido L-Ascórbico (Vitamina C),
a la derecha su forma oxidada: Ácido Dehidroascorbato.
 
Aunque la función anti-escorbútica de la vitamina C es bien conocida (e incluso se logra mediante el dehidroascorbato) existen otra docena de funciones vitales de la vitamina C menos conocidas. De hecho, algunos científicos opinan que aún no hemos hallado la función real de la vitamina C. A la vista de esto, nos corresponde ser cautelosos a la hora de aceptar un análogo o derivado de ninguna clase como sustituto. Por otro lado, es extremadamente difícil encontrar una marca de vitamina C pura en el mercado (la mayoría están contaminadas con ascorbato de calcio, palmitato de ascorbilo, deshidroascorbato, D-xilosa, L-xilosa, L-treosa, D-lixosa, selenio, cobre y níquel inorgánicos y tulio, un peligroso lantánido). Hace tiempo que se sabe que los lantánidos causan mutaciones (con el tulio encabezando la lista). Esto tiene especial relevancia si tenemos en cuenta que la vitamina C es uno de los productos más vendidos y el que más se comercializa para niños. Nadie debería tomar suplementos sin testar para discriminar la presencia de metales (especialmente lantánidos), cloro, solventes y colorantes azoicosIr a información sobre azocolorantes 

Imagen 2 – Suplementos testados por la Dra. Clark (escrito a mano figura el nombre de los tóxicos).
 
Uno de los usos que la Dra. Clark da a la vitamina C pura en su forma de ácido L-ascórbico es para eliminar hongos y micotoxinas de los alimentos antes de consumirlos (espolvorear sobre la comida como si fuera sal y dejarla actuar unos minutos). Para uso terapéutico, utilizar sólo Escaramujo (fuente orgánica de vitamina C) o una combinación de vitamina C pura con Escaramujo o grosellas (trituradas con piel y semillas), que también contienen las partes orgánicas del complejo C que el cuerpo necesita para aprovechar el ácido ascórbico.
 

Comentario de la Dra. Clark: "La vitamina C en polvo es una necesidad en su estilo de vida; ayuda al hígado y posiblemente a otros órganos en sus procesos de desintoxicación. También combate el crecimiento de hongos y ayuda a destruir alfatoxinas. [...] He encontrado solventes, metales pesados y lantánidos en el 90% o más de las vitaminas y minerales más comunes, ya sea en tabletas o cápsulas. Estas sustancias hacen más daño que beneficio. [...] Debería probar la pureza de cualquier suplemento que consuma".

 
En el caso de los minerales, es necesario entender que la mayoría de suplementos comerciales los contienen en su forma coloidal, es decir, inorgánica, que el cuerpo es incapaz de utilizar y que además se ve obligado a desintoxicar. Las verduras que no están tratadas con pesticidas ni otros productos químicos absorben gran cantidad de minerales del suelo en su forma coloidal, transformándolas en su forma iónica, que es la absorbible y aprovechable para el cuerpo. Los minerales iónicos tienen un tamaño de 1 angström, mientras que los minerales coloidales (en su forma metálica), son 10.000 veces más grandes. Otra diferencia es que los minerales iónicos son solubles en agua y por ello las células del cuerpo las absorben con facilidad. Por el contrario, la tasa de absorción de las partículas coloidales que se encuentran en las cápsulas de minerales es de alrededor del 1%... En general, no es aconsejable el uso regular de suplementos (sobre todo si se trata de multivitamínicos o fórmulas). La suplementación inteligente es aquella que se lleva a cabo durante un período de tiempo determinado con productos naturales "enteros" y con una finalidad concreta (por ejemplo limpiar los riñones). Los productos que encontrarás en nuestra web se pueden catalogar más como alimentos que como suplementos nutricionales. Por ejemplo, el Escaramujo, fuente de vitamina C orgánica; la Raíz de Hortensia, de alto contenido en germanio orgánico; o el Aceite de Krill, rico en ácidos grasos Omega 3 y fosfolípidos. Todos ellos pueden incluirse en la dieta como un alimento saludable más.
 
Los parásitos deberían ser considerados la principal respuesta al fracaso de dietas y problemas de absorción. Hagamos la dieta que hagamos, incluso el plan nutricional más cuidado quedará arruinado si tenemos parásitos en el cuerpo (los cuales consumen nuestros nutrientes dejándonos notables carencias nutricionales crónicas en muchos casos). Por ejemplo, el Ascaris, uno de los parásitos más comunes, oxida la Vitamina C volviéndola inutilizable para el organismo. Por muchos suplementos de Vitamina C que tomes, si tienes Ascaris en el cuerpo no obtendrás ninguno de sus beneficios. El Ascaris también se nutre de la Vitamina B12 y, de hecho, su coloración rosada viene de la Vitamina B12 que nos roba. En estos casos no sirve de nada tomar suplementos si no se soluciona primero la raíz del problema. Por ello, es necesaria una desparasitación antes de iniciar cualquier dieta o programa dietético y también antes de cualquier tratamiento o intervención.
 
 EJEMPLO 2  Suplementos de Selenio testados con el Syncrómetro
Es importante testar la materia prima empleada en la fabricación de cualquier suplemento con un Syncrómetro ya que la mayoría de tóxicos y contaminantes se encuentran a niveles traza, cosa que los hace indetectables por los análisis convencionales, o simplemente no existen pruebas para detectarlos como es el caso del amianto de menos de 10 micrones de tamaño o los colorantes azoicos (altamente cancerígenos). Por esto, aunque los fabricantes aseguren que sus productos son 100% de origen natural o "puros", en la mayoría de los casos estas afirmaciones se reducen a simples eslóganes que colocar en sus etiquetas. Al contrario, el test de resoancia con el Syncrómetro detecta en vitaminas numerosos tóxicos (como el benceno) así como sus formas oxidadas; y lo mismo ocurre en el caso de los minerales. Por ejemplo, el Selenio (selenita de sodio) se encuentra frecuentemente contaminado por su forma metálica, denominada selenato de sodio, la cual se comporta en el cuerpo como un metal pesado. En otras palabras, durante la síntesis o fabricación del Selenio en el laboratorio, lo que debería garantizar absoluta pureza en el producto final, a la práctica resulta difícil de conseguir. Nosotros hemos encontrado la fuente más pura de Selenio en forma de L-Seleniometionina. Puedes leer más información aquí 
 
¿Qué es el Syncrómetro?
El Syncrómetro es un dispositivo electrónico diseñado por la Doctora Clark capaz de escanear patógenos, toxinas y otros contaminantes en el cuerpo, comida, productos (como suplementos) e incluso medio ambiente a través de una simple muestra de polvo. De acuerdo con el trabajo de la Dra. Clark, este aparato es capaz de detectar cantidades de contaminantes a niveles traza. Estas cantidades pueden ser demasiado pequeñas para poder ser detectadas en un análisis clásico (10[-15]). Los test con este equipo son realizados de forma completamente manual nada más llegar la mercancía por un testador. Más información sobre el Syncrómetro 
 
La forma de Vitamina E más pura del mundo
Mención a parte merece el caso de nuestra Vitamina E, cuyo proceso de extracción libre de solventes ha sido patentado por la empresa estadounidense que la comercializa (American River Nutrition, Inc). La peculiaridad de esta vitamina E en comparación con la vitamina E convencional es que cuenta con la más alta concentración de delta- y gamma- tocotrienoles (T3) actualmente disponibles en el mercado (90% delta T3 y 10% gamma T3), encontrándose esencialmente libre de tocoferoles.
Imagen 1 – Botes de Vitamina C (1000 mg) y Vitamina E (400 IU) químicamente puras.
Envases de 100 y 90 cápsulas respectivamente. Disponibles en la tienda online 
 
A diferencia del resto de suplementos del mercado en nuestros envases con cápsulas nunca encontrarás la típica pieza de algodón bajo el precinto. La Dra. Clark encontró que el algodón blanqueado (así como los productos que lo contienen) están muy contaminados por cloruro de mercurio y talio. Como sustituto propone emplear una porción de poliester. Más información sobre metales pesados en los libros de la Dra. Hulda Clark.