Funciones y Propiedades de Suplementos

ÁCIDO ALFA-LIPOICO
El ALA es un compuesto disulfuro formado en su mayor parte por ácido caprílico (un ácido graso de cadena media) y dos átomos de azufre enlazados al final. Dada su estructura química, es capaz de unirse a metales pesados como el mercurio, el cadmio, el hierro y el cobre, y volverlos inactivos. Asimismo, participa en las reacciones orgánicas destinadas a producir energía, adoptando las formas lipoamida y lipoato. Cuando se transforma en la primera, el ALA estimula los enzimas encargados de controlar las moléculas que sintetizan la energía (de hecho, el organismo no puede generarla sin esta sustancia) y que descomponen los aminoácidos. Además, es muy importante de cara a las funciones que tienen lugar en el interior de las mitocondrias. La insuficiencia de ALA provoca problemas asociados a la fatiga.
 
Por lo general, el cuerpo produce de forma natural el aporte de ácido alfa-lipoico suficiente para crear la energía que necesita. Pero si éste fuera excesivo, el sistema utilizaría la parte sobrante a modo de antioxidante, en forma de ácido alfa-dihidrolipoico. De ahí la importancia de este suplemento para disponer de cantidades adicionales de esta sustancia y, así, aprovechar sus propiedades que previenen la oxidación. Además, el ALA recicla otros antioxidantes fundamentales del organismo. Para ello, recoge los radicales libres "extras" que estas partículas fisiológicas neutralizan y los elimina como producto de deshecho. De esta manera, estos antioxidantes naturales vuelven a estar preparados para combatir los efectos de otros radicales libres y para neutralizarlos, evitando que dañen el sistema. Pero eso no es todo: el ALA puede imitar a otros antioxidantes y hasta llevar a cabo las mismas funciones. Así, en el caso de que un individuo presentara un déficit de vitamina C, el ácido alfa-lipoico actuaría como tal. Se ha observado que las concentraciones del potente antioxidante glutatión, que suelen menguar un 50% durante la práctica de ejercicio físico, aumentan con la ingesta de un suplemento de ALA. 
 
 
 
Esta sustancia es liposoluble e hidrosoluble, propiedad que le permite actuar tanto dentro como fuera de las células. Dada su eficacia como antioxidante, debería formar parte de la dieta de todo atleta, ya que la intensidad del entrenamiento con pesas y de las sesiones cardiovasculares fomenta la aparición de radicales libres en el organismo. Pero el ácido alfa-lipoico no se limita a participar en la producción de energía, sino que también desempeña otras funciones en las mitocondrias. Una de ellas es la de frenar el deterioro de estos orgánulos y del DNA. Como es obvio, se trata de una condición irremediable, que ocurre de manera natural con el paso de los años. Sin embargo, los efectos positivos del ALA impiden que las capacidades físicas del individuo se resientan en exceso como consecuencia del envejecimiento.
 

RESULTADOS SOBRE LA DIABETES DE TIPO II
La diabetes de tipo II es un trastorno que suele aparecer tras un periodo prolongado de resistencia a la insulina y que se caracteriza por la pérdida de sensibilidad de los receptores insulínicos, ubicados en la superficie de la membrana celular. Este fenómeno provoca la intolerancia a la glucosa, motivo por el que ésta se acumula de manera progresiva en el torrente sanguíneo. Al principio, la diabetes de tipo II y la de tipo I son diferentes: el individuo que padece diabetes del tipo I presenta insuficiencia insulínica, por lo que no se produce insensibilidad a ésta. Por el contrario, quienes padecen la de tipo II experimentan ese exceso de insulina en sangre desde el primer momento. Sin embargo, después de un largo tiempo liberando demasiada insulina, cabe la posibilidad de que el páncreas pierda su capacidad para producirla, por lo que el trastorno se convierte en diabetes insulino-dependiente (de tipo I). Por suerte para quienes presentan la de tipo II (diabetes no insulino-dependiente), los estudios empiezan a dilucidar una posible correlación entre las dosis elevadas de ácido alfa-lipoico y la mejora de la sensibilidad a la insulina. En su día, se demostró que la suministración de dosis de entre 600 mg y 1000 mg por vía intravenosa a enfermos de diabetes de tipo II incrementó la sensibilidad a la insulina entre un 27% y un 51%, mientras que las dosis por vía oral de entre 600 mg y 1800 mg la aumentó un 25%.

 

Actualmente, se están llevando a cabo ensayos para analizar los efectos del ALA sobre cardiopatías, infarto cerebral, enfermedad de Parkinson y Alzheimer así como la pérdida de energía, fuerza muscular y funciones cerebrales.

 
FUNCIONES QUE DESEMPEÑA EN EL ORGANISMO:

  • Reduce la inflamación.
  • Aumenta la sensibilidad a la insulina. Constituye un efectivo imitador de la insulina sin efectos secundarios, de hecho, es el más potente que se encuentra actualmente en el mercado (mejor incluso que el sulfato de vanadio o el cromo de los que tanto se habla).
  • Incentiva el transporte de la glucosa.
  • Incrementa el ritmo metabólico (lo que reduce el porcentaje de grasa corporal).
  • Mejora la memoria.
  • Merma el riesgo de lesiones cerebrales.
  • Previene las disfunciones cognitivas y protege el cerebro de la degeneración neurológica relacionada con el envejecimiento.
  • Ayuda a las vitaminas del complejo B a producir energía a partir de las proteínas, grasas y carbohidratos de los alimentos.
 Actividad antioxidante
  • Numerosos estudios han demostrado el efecto protector de glóbulos rojos y ácidos grasos del daño oxidativo (típico del ejercicio intenso o de la excesiva exposición a los rayos ultravioletas del sol). Se le considera como el "antioxidante universal" porque es liposoluble y hidrosoluble, lo cual significa que puede actuar en cualquier parte del organismo. Además de tener sus propias acciones antioxidantes, es también capaz de regenerar a la vitamina C y a la vitamina E de sus formas oxidativas. Más información abajo.
  • Las propiedades antioxidantes de este compuesto son más potentes que las conocidas por la vitamina C o A. 
 Acciones hipoglucemiante
  • Hay estudios que han demostrado que la adición de ácido lipoico en la dieta de diabéticos de tipo II han incrementado significativamente la utilización de glucosa en sangre. Teniendo en cuenta que el músculo es el principal demandante de glucosa sanguínea, el ácido lipoico ayudará al músculo a la absorción de la misma al interior de la célula muscular, incrementando a la vez, la síntesis de glucógeno. Al mismo tiempo, disminuye la captación de glucosa por medio de las células del tejido adiposo (o adipositos). El resultado de todo esto es un aumento en la producción de energía y una disminución de la acumulación de grasa en el organismo.
  • Algunos estudios han demostrado que el tratamiento con ácido alfa lipoico es capaz de reducir el dolor, la sensación de quemazón, irritación, enrojecimiento, debilidad y calambres producidos por la neuropatía periférica.
 Propulsor natural del interferón
  • El ácido lipoico, junto a otros antioxidantes como la vitamina C, los bioflavonoides, o los ácidos Omega 3 y Omega 6, son propulsores naturales del interferón, sustancia producida por las células blancas del cuerpo para luchar contra las infecciones, cáncer, alergias, o envenenamientos químicos. Por ello, el ácido lipoico esta considerado como un estimulante del sistema inmune del organismo, sobretodo en pacientes inmunodeprimidos.
 Combate el Síndrome de Fatiga Crónica
  • Debido a que juega un papel en la producción de energía celular, algunos especialistas recomiendan el ácido alfa lipoico para el tratamiento del síndrome de fatiga crónica. Aunque la evidencia de su efectividad en esta condición es anecdótica, está comprobada su actividad como antioxidante de amplio espectro y estimulante del sistema inmune. Por tanto, estas dos acciones si que podrían confirmar la posibilidad de utilización del ácido alfa lipoico para incrementar la energía y mantener un estado de salud general en pacientes con síndrome de fatiga crónica o deportistas con entrenamientos de alta intensidad.
 
DATOS A TENER EN CUENTA:

  • Si ha decidido tomar suplementos de ácido alfa-lipoico, la siguiente información le resultará de lo más útil. Existen dos formas de ALA: el S-ALA y el R-ALA. La primera es un producto sintético creado durante la elaboración del ácido alfa-lipoico y la segunda es la forma biológicamente activa que el sistema produce de manera natural y que resulta hasta 12 veces más eficaz que la otra. Así pues, asegúrese de que los suplementos que compre contengan 100% R-ALA. La mayoría de los productos disponibles en el mercado son una mezcla de ambos, porque el proceso de separar ambas sustancias resulta muy caro y no interesa a las empresas. Debido a su alta eficacia, los productos que sólo contienen R-ALA salen más rentables a largo plazo.
  • La R-ALA es la única forma de ácido alfa-lipoico que se une a las enzimas vitales del organismo para fomentar la producción de energía. El metabolismo del S-ALA tiene lugar fuera de la membrana celular, lo que dificulta su capacidad de penetrar en la membrana mitocondrial a fin de intervenir en la glucólisis.
  • Al adquirir un suplemento de Ácido Alfa Lipoico debería fijarse que se especificara claramente en el envase cualquiera de estas cuatro denominaciones: ácido tióctico, ácido 1,2-ditiolano-3-pentanoico, ácido 1,2-ditiolano-3-valérico o ácido 6, 8-tióctico. Si únicamente figura 'Ácido Lipoico' sospeche que se trata de una mezcla ALA.
 
ALIMENTOS RICOS EN ALA:

Aparte de los productos disponibles en el mercado, existen fuentes naturales ricas en ácido alfa-lipoico, entre las que se encuentran varios alimentos de origen animal y vegetal. En la mayoría de ellos, esta sustancia se deriva de enzimas que contienen lipoamida y se une al aminoácido lisina (lipoilisisa). Las enzimas digestivas no pueden romper el enlace entre el ácido alfa-lipoico y la lisina. Al no detectar ácido alfa-lipoico libre en la sangre de los individuos que no toman suplementos de este tipo, los científicos mantienen la idea de que el cuerpo absorbe la mayoría de ALA alimenticio en forma de lipoilisina. Por consiguiente, el ácido alfa-lipoico debe obtenerse de otra forma. Entre las fuentes ricas en ALA, encontramos: el hígado, riñones, corazón, espinacas, brócoli y tomates. El organismo por sí mismo sintetiza muy pocas cantidades de ácido lipoico.
 
DOSIS:

Como el proceso de absorción, metabolismo y liberación de ALA del plasma y de los tejidos es muy rápido y entra y sale del sistema en poco tiempo, se recomienda racionar la dosis del suplemento a lo largo de todo el día en lugar de ingerirla en una sola toma. A pesar de que es un producto totalmente seguro (no se ha demostrado ningún tipo de toxicidad) no se deben sobrepasar las dosis recomendadas. Se recomienda comenzar con dosis pequeñas 100-250 mg/día con la comida. Posteriormente pueden aumentar a 400-600 mg/día divididas en dosis de 200 mg en 3 comidas separadas (desayuno, almuerzo y cena). No se aconseja superar los 600 mg al día (no por incrementar la dosis se obtienen mejores resultados). Para beneficiarse solamente de sus propiedades antioxidantes basta con una dosis de 200-300 mg al día.
 
ENFERMEDADES EN LAS QUE SU USO PUEDE SER ACONSEJABLE:

Estas son algunas de las enfermedades y condiciones más estudiadas suceptibles al tratamiento exitoso con ALA:
  • Enfermedad hepática alcohólica: Una dosis de 300 mg de ALA diariamente repartido en 3 dosis durante 24 semanas.
  • Infección por VIH: Una dosis de 600 mg de ALA, 2 veces al día durante 10 semanas.
  • Diabetes: Dosis de 600-1800 mg al día diariamente (la terapia debe combinarse con 50-500 mg de cloruro de sodio inyectado).
  • Cardiotoxicidad inducida por fármacos: Una dosis de 100 mg por kg (-1) de ALA reduce significativamente el daño cardíaco causado por la doxorrubicina, un medicamento contra el cáncer en el que se basó el estudio.
  • Glaucoma: Una dosis de 150 mg de ALA durante un mes.
  • Isquemia: Una dosis de 600 mg de ALA combinado con cloruro de sodio inyectado. Consúlte con su médico.
  • Enfermedad renal: Estudio basado en pacientes sometidos a hemodiálisis. 600 mg de ALA a diario.
  • Neuropatía: 600-1800 mg de ALA por vía oral diariamente en dosis repartidas a lo largo del día durante de 3 semanas a dos años. NOTA: No existen estudios sobre la seguridad del ALA más allá de 2 años de suplementación.
  • Dolor (en el llamado Síndrome de Boca Ardiente). Una dosis de 200-600 mg de ALA por vía oral durante un máximo de 2 meses.
  • Cicatrización de heridas en pacientes sometidos a terapia con oxígeno hiperbárico: Una dosis de 300 mg de ALA una hora antes de la exposición al oxígeno e inmediatamente después de recibir terapia dos veces al día durante los siguientes 30 días de tratamiento.
 
PROTOCOLOS DE LA TERAPIA CLARK QUE LO INCLUYEN:

 
OBSERVACIONES:

  • El ALA no tiene efectos secundarios y es muy seguro. Sólo en altas dosis (1200-1800 mg) han sido reportados efectos adversos como náuseas, vómitos y mareos. Los pacientes con Diabetes tipo II deben tomar este producto con precaución ya que existe la posibilidad de cambios en la sensibilidad de la insulina con eventual deficiencia de oligoelementos.
  • No existe suficiente evidencia científica para recomendar el uso de ALA durante el embarazo y la lactancia.
  • No existen estudios sobre la administración de ALA a menores de 18 por lo que no es posible aconsejar su uso.
 
MÁS INFORMACIÓN SOBRE LAS PROPIEDADES ANTIOXIDANTES DEL ALA:
Una de las propiedades del ácido alfa-lipoico que más sorprenden es su capacidad de regenerar la forma activa de otros antioxidantes como son la vitamina E y C de sus formas oxidativas, aportando por tanto un beneficio adicional en la prevención del daño celular producido por los radicales libres "extras" e incluso pudiendo reemplazar parcialmente la necesidad dietética de estas vitaminas. Permite por tanto mantener a la vitamina E en su forma activa, necesaria para prevenir enfermedades del corazón. Por otra parte, el tratamiento simultáneo de los glóbulos rojos (eritrocitos) con ascorbato y dihidro o alfa-lipoato, mostró una tendencia aditiva y sinérgica en los niveles de glutation reducido, indispensable en la protección de éstos contra la hemólisis. Los glóbulos rojos (eritrocitos) maduros contienen altas concetraciones de glutatión reducido (GSH), el cual los protege de las lesiones inducidas por agentes oxidantes (anión superóxido, peróxido de hidrógeno, radicales hidroxilo), los cuales, en los eritrocitos normales, oxidan los grupos sulfhidrilo (SH) de la hemoglobina produciendo lesiones en las proteínas y lípidos del eritrocito a menos que sean reducidos por el glutation, el cual convierte el peróxido de hidrógeno en agua.

EXPLICACIÓN DEL MECANISMO DE ACCIÓN ANTIOXIDANTE DEL R-ALA
El ácido alfa-lipoico, el cual juega un importante rol en las reacciones de la deshidrogenasa mitocondrial, ha ganado recientemente una considerable atención como antioxidante. El lipoato, o su forma reducida (dihidrolipoato), reacciona con especies reactivas del oxigeno, tales como radicales superoxidos, radicales hidroxilos, ácido hipocloroso, radicales peróxidos y oxigeno. También protege las membranas celulares mediante la interacción con la vitamina C y el glutatión, pudiendo reciclar la vitamina E. Adicionalmente a estas actividades antioxidantes, el dihidrolipoato puede producir acciones antioxidantes a través de la reducción del hierro. La administración del ácido alfa lipoico ha demostrado ser beneficioso en numerosos modelos de estrés oxidativo tales como isquemia, diabetes, formación de cataratas, activación del HIV, neurodegeneración y daño por radiaciones. Por último, el lipoato puede funcionar como regulador redox sobre proteínas como mioglobina, prolactina, thioredoxina y factor NF kappa B de trascripción.

Resumiendo, las propiedades del lipoato son:
1/ Reacciones con especies oxidativas.
2/ Interacciones con otros antioxidantes.
3/ Efectos beneficiosos en modelos de estrés oxidativo u otras condiciones clínicas.

 
OTROS:

  • Hay evidencia de que 150 mg día de ácido lipoico tomados por vía oral durante un mes, incrementan la función visual en pacientes con glaucoma en estado I y II. Se ha demostrado que inhibe la replicación del virus VIH en tubos de laboratorio, resultados que han sido corroborados con estudios sobre humanos infectados.
  • Constituye un excelente suplemento recomendado para culturistas ya que les permite ganar músculo con mayor rapidez y les ayuda a perder grasa. Por otra parte, además de incrementar la velocidad en el transporte de los nutrientes hacia los músculos, el ALA desintoxica el organismo de sustancias tóxicas como metales pesados (además de potenciar o suplir parcialmente antioxidantes).
 
Envase de Ácido Alfa Lipoico 100% R-ALA.
No tomar con el estómago vacío ni con líquidos calientes.
Contiene 90 cápsulas de 350 mg de ALA puro.
 
 
Referencias y bibliografía:
1 Ametov AS, Barinov A, Dyck PJ, et al. The sensory symptoms of diabetic polyneuropathy are improved with alpha-lipoic acid: the SYDNEY trial. Diabetes Care 2003;Mar, 26(3):770-776.
2 Bondy SC, Yang YE, Walsh TJ, et al. Dietary modulation of age-related changes in cerebral pro-oxidant status. Neurochem Int 2002;Feb, 40(2):123-130.
3 Bruckner I, Bustan C, Adamescu E, et al. Diabetic neuropathy--choices of treatment. Rom J Intern Med. 2002;40(1-4):53-60.
4 Chang JW, Lee EK, Kim TH, et al. Effects of alpha-lipoic acid on the plasma levels of asymmetric dimethylarginine in diabetic end-stage renal disease patients on hemodialysis: a pilot study. Am J Nephrol. 2007;27(1):70-4.
5 Chidlow G, Schmidt KG, Wood JP, et al. Alpha-lipoic acid protects the retina against ischemia-reperfusion. Neuropharmacology 2002;Nov, 43(6):1015-1025.
6 Cho KJ, Moon HE, Moini H, et al. Alpha-lipoic acid inhibits adipocyte differentiation by regulating pro-adipogenic transcription factors via mitogen-activated protein kinase pathways. J Biol Chem 2003;Sep 12, 278(37):34823-34833.
7 Dunschede F, Erbes K, Kircher A, et al. Reduction of ischemia reperfusion injury after liver resection and hepatic inflow occlusion by alpha-lipoic acid in humans. World J Gastroenterol. 2006 Nov 14;12(42):6812-7.
8 Femiano F, Gombos F, Scully C. Burning mouth syndrome: the efficacy of lipoic acid on subgroups. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2004 Nov;18(6):676-8.
9 Kamenova P. Improvement of insulin sensitivity in patients with type 2 diabetes mellitus after oral administration of alpha-lipoic acid. Hormones (Athens). 2006 Oct-Dec;5(4):251-8.
10 Tang J, Wingerchuk DM, Crum BA, et al. Alpha-lipoic acid may improve symptomatic diabetic polyneuropathy. Neurologist. 2007 May;13(3):164-7.
11 Tankova T, Cherninkova S, Koev D. Treatment for diabetic mononeuropathy with alpha-lipoic acid. Int J Clin Pract. 2005 Jun;59(6):645-50.
12 Thom E. A randomized, double-blind, placebo-controlled study on the clinical efficacy of oral treatment with DermaVite on ageing symptoms of the skin. J Int Med Res. 2005 May-Jun;33(3):267-72.
13 Ziegler D, Ametov A, Barinov A, et al. Oral treatment with alpha-lipoic acid improves symptomatic diabetic polyneuropathy: the SYDNEY 2 trial. Diabetes Care. 2006 Nov;29(11):2365-70.
14 Ziegler D, Schatz H, Conrad F, et al. Effects of treatment with the antioxidant alpha-lipoic acid on cardiac autonomic neuropathy in NIDDM patients: a 4-month randomized controlled multicenter trial (DEKAN Study). Deutsche Kardiale Autonome Neuropathie. Diabetes Care 1997;20(3):369-373.
15 Ziegler D, Hanefeld M, Ruhnau KJ, et al. Treatment of symptomatic diabetic polyneuropathy with the antioxidant alpha-lipoic acid: a 7-month multicenter randomized controlled trial (ALADIN III Study). ALADIN III Study Group. Alpha-Lipoic Acid in Diabetic Neuropathy. Diabetes Care 1999;22(8):1296-1301.